10 de jul. de 2009

Perforaciones genitales masculinas

Perforaciones genitales masculinas
Prince Albert. Es uno de los trabajos más requeridos en el que se perfora la uretra en la base del glande y luego se introduce un anillo en el orificio realizado. Tiene la peculiaridad de curarse pronto, embellece e incrementa la satisfacción sexual. El nombre proviene del príncipe Alberto de Inglaterra, que lo puso de moda para recoger el pene evitando que se le notara cuando llevaba mallas y que la reina no se molestara. Dicen que estimula hasta cuatro veces más el orgasmo masculino.
Frenum. Perforación en la piel de la base del glande, el anillo rodea la cabeza del pene. Es una perforación muy simple pero igual de efectiva que la anterior a la hora de mantener relaciones sexuales.
Apadravya. Es muy flexible. Se menciona en el “kamasutra” como un estimulador de la vagina. El proceso de curación es largo y delicado. Atraviesa la punta del pene en sentido vertical sobresaliendo la extremidad inferior de la base del pene.
Ampallang. Utilizado por las tribus de Borneo. Atraviesa horizontalmente la punta del pene, pudiendo o no pasar por el canal de la uretra. Para cicatrizar perfectamente deben pasar 6 meses. Es delicado pero funcional.
Guigue. Es un piercing horizontal situado en la tira de piel comprendida entre el escroto y el ano, en el referente del músculo erector, estimulándolo. Es muy difícil de realizar y muy molesto si se permanece sentado mucho tiempo.
Dydoes. Son 2 barritas de acero con 2 bolitas en los extremos situadas en el borde del glande.
Hafada. Orificio relativamente superficial situado al lado del escroto, entre el testículo y la raíz del pene, no es doloroso y es rápido.
Foreskin. Se practica en el prepucio y requiere un periodo de 2 o 3 meses para cicatrizar.