8 mar. 2010

Tatuajes durante el embarazo

Es verdad que una embarazada puede quedar muy bien luciendo un tatuaje pero no podemos asegurar que no se corren riesgos, si es tu deseo hacerlo, debes avisarle al tatuador que estás embarazada, antes de que el tatuador inicie el trabajo (cuando el embarazo todavía no es evidente) cerciorándote de que podrás comunicarte con él si tienes problemas después de hecho el tatuaje. Y sobre todo procurar todas las reglas de higiene posibles (igualmente si no estuvieses embarazada), recuerda que los primeros tres meses del embarazo son muy importantes en la formación del bebe, por eso se recomienda esperar al menos hasta el segundo trimestre para tomar esta decisión ya que no sabemos si las tintas del tatuaje afectan al bebe en desarrollo, en todo caso no te olvides consultar a tu médico para tener una mayor orientación sobre el tema.
Aunque la tinta no se penetra al torrente sanguineo, existe riesgo de infeccion cada vez que se penetra la aguja. Entonces para qué correr ese riesgo cuando hay un bebe abordo.Por ello, muchos tatuadores profesionales prefieren no tatuar clientas que estén embarazadas. Más que nada para evitar riesgos (ningún tatuador soportaría que una embarazada pierda a su hijo luego de hacerse un tatuaje, por más que el motivo de la pérdida no tenga nada que ver con el tatuaje en sí). Por otra parte, no es del todo cierta la incidencia que pueda tener la tinta del tatuaje en un embarazo, por lo que tampoco es segura la decisión.
Todo esto sin contar que el cambio de tamaño y peso que tiene una embarazada puede deformar el tatuaje que uno se realiza.
Quizás al final tan solo sea un “antojo” y más adelante la embarazada se arrepienta. Siempre que se pueda es mejor esperar.
-(Recuerda que aún no existen evidencias claras sobre los tatuajes y la incidencia en el embarazo.)-